La adolescencia precoz

  Cuando hice la selectividad quería estudiar Historia. Siempre he querido ser profesora y la historia me encanta así que, era la mejor opción: profesora de Historia. 

Entonces empecé a pensar que no quería aguantar adolescentes hormonados que me contestaran mal y que fueran unos maleducados asi que me decidí por Infantil y después por Primaria ya que era una edad (sobre todo infantil) en la que todo era amor, inocencia, diversión y podías enseñar a los niños desde pequeños para que no llegarán a ser esos adolescentes insoportables a los que yo no quería dar clase. 

Bien, todo correcto. Este año tengo una buena clase. Se portan bien, se llevan bien… Mejor dicho. Tenía. Ahora mismo lo que tengo es una clase de adolescentes de 2 años. Así. Sin miramientos han decidido que están en la edad del pavo. Todo les molesta, están irritables, lloran y se ríen al mismo tiempo… Vamos, que solo les falta venderme papeletas para el viaje de fin de curso. 

Me gritan!!! A mí!!! Su profesora que se desvive por ellos y me gritan en mi cara!!! Y claro, yo como buena “madre” de adolescente le digo al niño en cuestión “Que sea la última vez que tú me gritas a mi” Si, esas discusiones que se pueden tener entre unos padres con su hijo adolescente en casa las tengo yo aquí multiplicadas por 14. 

También les he soltado alguna vez una frase muy buena “A mí no me hables así” Muy buena frase si mis adolescentes al menos supieran hablar. Ellos pasan de mis frases pero desahogo la frustración de tener que lidiar con ellos en plan quinceañeros durante todo el día. 

Lo de que todo les sienta mal es alucinante. Cogen un juguete y ven a un niño con otro, tiran el que tienen para quitarle al niño el suyo porque claro, ese mola más. Entonces llegó yo y les digo que no se quitan los juguetes a los amigos, que cuando termine de jugar se lo deja. Cuando aún no he terminado de decir la frase ahí va ¡¡¡rabieta!!! Si, porque a la adolescencia precoz se le unen las rabietas. Va unido en un todo inseparable.  

Y esa rabieta es algo lógica. Te frustras y te sale la rabieta, vale, lo entiendo. Ahora, lo mejor es cuando el niño al que le van a quitar el juguete se lo cede amablemente al otro y como yo ya le he dicho al “ladrón” previamente que no se quitan los juguetes pues ale ¡ya no lo quiere! Y yo le digo “pero cogelo que te lo está dando” y entonces… ¡Rabieta! Y claro, yo voy a hablar con él y no quiere saber nada de mi. Le dejó su espacio y viene llorando llamándome. Le abrazó, le digo “¿cogemos el juguete?” “nooooooo😭😭😭” “¿jugamos con otra cosa?” “noooooooo😭😭😭😭😭” Le das más mimos, le dejas en el suelo y de repente ¡va a quitar otro juguete a otro niño pasando del que le han dejado! Sí señor, entramos en el bucle porque yo le vuelvo a decir que no, que así no, que le han dejado otro y no ha querido y que no se quitan los juguetes. Otra vez a llorar. Y yo pienso “Santa Paciencia” y mientras sucede eso, otro ha decidido que va a meter las manos en el váter, porque si, porque mola. Entonces yo voy y le regañó y le digo que eso es una guarreria y que se va a poner malito y el ¡se ríe en mi cara y vuelve a meter la mano! Y mientras,otros han pensado que bajarse los pantalones e ir con el pañal al aire por clase es divertido. Y les ves corriendo con sus diminutos culillos y partiéndose de risa mientras intentas desinfectar la mano del niño que la ha metido en el váter y das gracias a que en ese momento solo había agua.

Y llegamos a la comida. A “S” antes le encantaban los macarrones pues ahora ha decidido que no los quiere y para demostrarlo le da un guantazo a la bandeja. Estupendo. Entonces yo con mi Santa paciencia voy y le digo “vale, si no los quieres comente el segundo” y se lo empieza a comer pero decide que es mejor meter la mano en los macarrones y encestarlos en el vaso de agua del de al lado. Y le dices “S” si no quieres no te los comas pero guarrerias no” y entonces coge un puñado de macarrones y los tira al suelo😲😲😲😲😲 Reto. Retoooooo!!! Empiezan a retar si, los niños a esta edad empiezan a retar.  

Después la siesta. Todos saltando por las camas. Ale! Alegría! Y acuestas a uno y otro sale corriendo y otro se quita los calcetines y otro grita. Porque como gritan a esta edad!!!!

Y ahí es cuando piensas “pero por qué no hice historia!!!! Por quéeeeeeeeee”😩😩😩😩

Hay algunas escuelas de padres que se titulan “Los terribles dos año” y es que, no se nos avisa de esta adolescencia precoz y ocurre y,sinceramente no sé que es peor, si un quinceañero hormonado o un niño de dos años en pleno auge de personalidad. 

Menos mal que luego con un abrazo y una sonrisa te compensan todo… O casi todo😉

A favor del método Estivill

Esta semana me he enterado de la polémica que se ha formado a raíz de la entrevista que le hicieron al “maestro” Estivill. 

La mayoría conoceréis este famoso método para dormir a los niños. Para los que no lo conozcáis os informo,así en versión resumen: se trata de dejar llorar al niño hasta que casi se desgañite para que se duerma. 

Esa es la versión resumen exprés. Si te lees el libro,ese proceso de dejar llorar al niño no es tan salvaje ¡Madre mía, es que yo soy una exagerada! No padres del mundo no, tranquilos que no es así. Se trata primero de dejarle llorar un minutito… Luego vas y le dices que lo haces por su bien y que le quieres mucho… Te vas de la habitación y, si vuelve a llorar, le dejas dos minutos… Y básicamente se trata de eso. El caso es mantenerse firme si el niño llora. 

  
Si,la verdad es que sí que este hombre tenía toda la razón del mundo. Es el mejor método. De hecho, yo cuando sea madre lo pondré en práctica. Me parece excelente. Lo mejor que se puede hacer cuando un niño de cuánto¿ 6 meses? ¿9meses? ¿11 meses? ¿13 meses? La edad a la que tú decidas que el niño duerma solo, me da igual, pero lo mejor que se puede hacer es decirle “Eh colega! Que mira, este es el plan. Ahora tú, persona que acaba de nacer como aquel que dice, persona que está  empezando a conocer el mundo, vas a salir de la habitación esta tan mona en la que estabas con papá y mamá y te vas a ir a dormir ahí solito.Eso sí, sin rechistar y aceptando que te tiene que parecer bien. Si te da miedo ¡madura chaval! ¡Que ya tienes 10 meses! Ah, y si echas de menos a mamá o a papá no te preocupes, date media vuelta porque si lloras nadie va a venir a consolarte. Bienvenido al mundo colega”

Ahora el señor Estivill ha dicho en una entrevista que no, que no hay que dejar a los niños llorar. ¡Pero qué barbaridad es esa! ¡Quién ha dejado a su hijo llorar para que aprenda a dormir! De verdad que llegar a pensar que había que hacer eso… Ah, y dice que los que hemos entendido eso al leer su libro es que no nos hemos enterado o que realmente no lo hemos leído. 

Pues bien, yo me he leído ese maravilloso libro. Ese libro que me encanta y que considero un paradigma de la crianza y el respeto hacia los niños. Vamos, no se podía haber escrito mejor. Yo con mis dos carreras, mi máster en innovación e investigación educativa y mis 10 años de experiencia con niños, debo ser de los idiotas que entendí que al niño había que dejarle llorar. Si es que soy taaaaan cortita. Culpa mía señor Estivill, todo culpa mía. Usted lo escribió fenomenal. Fui yo la que no me enteré. 

Ahora solo le quiero hacer un apunte. Nada, uno así sin importancia. Yo soy Maestra, no soy una eminencia de la ciencia como usted, ni trabajo en la unidad del sueño. Simplemente llevo 10 años durmiendo a entre 14 y 20 niños a la vez. A la vez si. Y jamás, jamás he dejado a un niño llorar para dormir y jamás he dejado a un niño sin consolar y jamás he dejado a un niño sin acariciar la cabeza si lo necesitaba para dormir. Y,¿sabe qué? Que mi método funciona. Que 14 niños se duermen. Que duermen casi 2 horas de siesta. Que se van a la cama contentos. Que duermen tranquilos y no necesitan llorar.

Es cierto que es diferente que los niños duerman en el cole a que duerman en casa pero la solución no es dejarles llorar. Jamás. Cada niño lleva su ritmo, cada niño duerme a su manera, cada niño necesita su respeto.

De verdad os lo digo, no dejéis a un niño llorar para dormir, no es necesario.

Solo quiero pedir perdón en nombre de las personas que de verdad somos profesionales, que de verdad nos preocupamos por el respeto hacia los niños, a aquellos padres que siguieron sus consejos. Lo siento de verdad. También quiero deciros que no os culpabilicéis si lo hicisteis. Erais primerizos, inexpertos y todo el mundo se equivoca. Tampoco creo que el niño sufra un trauma por haber empleado ese método, simplemente creo que no es el adecuado para nada, pero si ya lo hicisteis hecho está. No os martiricéis. Y para todos los que están a favor del método Estivill (he leído comentarios de gente que lo defiende a ultranza) pues… No os voy a decir nada. Solo que no sigáis leyendo mi blog porque no creo que estéis muy de acuerdo con mi forma de educar. 

No quiero que él post sea eterno así que os dejo pendiente otro post con consejos para dormir a los niños desde el respeto y tranquilos, que aquí sí que vais a poder tocarles. 

Besos!!!


Buena educación, mala educación o… ¿Nos estamos volviendo todos locos?🙃🙃🙃

  
Buenas tardes a todos!!!

Espero que vuestra semana haya empezado estupendísimamente! Yo, después de tener un día más de finde por eso de que el lunes era no lectivo, estoy bastante descansadita para que negarlo 👏🏻👏🏻👏🏻 Podían implantarse estos finde de 3 días por lo menos una vez al mes ¡Cómo mínimo!🙌🏻🙌🏻🙌🏻

Os quiero enseñar la foto que veis arriba y que la leáis despacio, pensando bien qué os parece.

La he visto esta tarde en Facebook y ¡se ha armado la gorda! La persona que la ha publicado preguntaba si a la gente le parecía que eso era una forma correcta de educar o que si los padres se estaban equivocando. 

Había opiniones de todo tipo y después de leerme casi 30 comentarios de gente con su diversidad de opiniones (a mí es que me gusta ver el punto de vista de todo el mundo para ver si así entiendo por qué la gente piensa una cosa y no otra y oye, si puedo aprender algo de lo que otros piensan pues eso que me llevo. Open Mind como dirían por tierras inglesas, yo soy súper fan del Open Mind) he llegado a la conclusión de una serie de cosas:

  1. La gente es muy irrespetuosa.
  2. La gente siempre cree que su punto de vista es el acertado y el resto se equivoca.
  3. La gente es muy radical.
  4. La gente no argumenta.
  5. La gente es muy poco Open Mind, con lo que mola.

Después de sacar estas conclusiones sobre la raza humana, he hecho mi valoración general que es:tachan tachan… Nos estamos volviendo todos locos!!!!

Creo que estamos llegando a un punto en que todo se saca de contexto, todo se analiza, todo se critica… Pero que desgaste psicológico!!!🤕🤕🤕

Mi opinión personal sobre la frase es que a mí, me hace gracia. Yo lo que veo ahí son unos padres con sentido del humor que oye, mejor que decirte “mira chaval, tienes que recoger tu habitación por qué hay que colaborar en casa y esto es así” o “si no recoges tu habitación te quitamos el wifi” pues se han buscado otra manera de hacerlo, con alegría que para eso estamos en esta vida, para tomarnos las cosas con otra filosofía. 

Había gente que decía que claro, era una educación nefasta porque se estaba chantejeando y amenazando al niño con que si no recogía le quitaban el wifi… Mmmm what???? Yo, personalmente no veo ninguna amenaza ni chantaje, simplemente es lo que hay: en casa colaboramos todos y si quieres wifi, primero hay que hacer otras cosas. A mí tampoco me gusta ponerme a fregar los platos de la cena porque prefiero irme al sofá y ver la tele, peroooo lo tengo que hacer. 

Otra gente decía que claro, era como que así el niño no iba a aprender que tiene que  ayudar en casa por sí mismo. Lo hace a cambio de una recompensa… Nos ha fastidiado!! Y ¿quién no? Yo limpio la cocina para poder irme al sofá a leer, estudio para poder aprobar, trabajo para poder cobrar dinerito… Es decir, todo esfuerzo lleva una recompensa y si bien es cierto que ya, cuando somos adultos, hay cosas de la casa que hay que hacer si o si aunque no tengas una recompensa posterior, siendo un niño… Sin ningún aliciente ¿van a ponerse a recoger su habitación? Pues a lo mejor algún día si lo hacen pero algún otro pues no les apetecerá y no significa que no sepan que tienen que ayudar en casa, lo pueden saber perfectamente pero se les puede ir olvidando un día y otro… Son niños o adolescentes que es peor. 

En esos casos en los que el niño o el adolescente deja la habitación hecha un desastre o no quita los platos de la mesa qué hacemos ¿ponernos a gritar porque ya estamos hartos, porque este niño no hace ni caso, porque no ayuda en nada, porque hay que estar siempre detrás de él? Entonces nosotros nos enfadamos, nos frustramos, el niño se enfada también, todo son gritos, peleas… ¿No será mejor tomárselo con humor?

Si yo dejara una nota así, sería porque mi hijo lleva 3 días sin recoger la habitación y ya se lo he advertido. Pero siempre dando por sentado que yo le he educado de forma correcta como para que él sepa que en casa colaboramos todos. Que la mesa la recogemos todos y que cada uno colabora en función de sus posibilidades ( es decir, tamaño, edad…). 

Si esa nota la pongo porque, según decían algunas personas, tengo que amenazar a mi hijo para que ayude en casa, entonces el problema no es la nota en si, el problema es que yo no estoy sabiendo educar a mi hijo ni darle unos valores correctos. 

Con lo cual, mi opinión es que es una nota que mola, que yo también se la pondría a mi hijo si por circunstancias de una vaguearía que ha invadido su cuerpo no sabemos cómo ni porqué, lleva tres dias sin recoger la habitación sabiendo que no es lo normal ya se que yo le estoy dando unos valores correctos. 

Creo que más de ahí es sacar un poco las cosas fuera de lugar y tomarse demasiado a la tremenda algo que no tiene la más mínima importancia. 

¡Qué felices seriamos si nos tomáramos las cosas con más humor!

Y vosotros ¿qué pensáis? ¿Buena educación o mala educación por parte de estos padres?

Como mandar a tu novio al emoticono marrón con ojitos alegres del whatsapp sin discutir ni perder la sonrisa

Así, tan cuál os lo cuento en el título. Una,que es muy fina, y no le gusta decir palabrotas ni palabras mal sonantes, prefiere que vosotros mismos deduzcáis dónde he estado a punto de mandar a mi novio marido anoche. Y os aseguro que mi emoticono en ese momento no tenía ojos alegres.

Situación: estoy de exámenes y no nos funciona internet en casa. Ley de Murphy en estado puro. 

Solución: en mi caso se llaman mamá y papá. Estamos llendo a su casa nada más salir de trabajar para que yo pueda terminar los trabajos que tengo que hacer y estudiar y ya cenamos allí. 

Ayer,después de una tarde horrorosa en la que me he dado cuenta de que no me va a dar tiempo terminar todo, salimos de casa de mis padres y ahí viene, ese comentario tan oportuno, ese comentario que te transformaría en la típica bruja de cuento que va creciendo mientras tu presa (en este caso novio/marido) se va haciendo cada vez más pequeño y le empieza a rodear un humo negro de esos de cuento total(yo me lo estoy imaginando con todo detalle ahora mismo, en breves “Súper A” se convertirá en el típico ratóncillo que sale huyendo) ese comentario que te hace recordar porque amas tanto a tu pareja (ironía modo super on) 

“Cada vez nos vamos más tarde de casa de tus padres”

Jaaaaa jaaaaa JAAA!!!! ¿¿¿¿¿Coooooooommmmmooooooooo????????

Llevo toda la tarde estudiando después de venir de trabajar y a ti se te ocurre decirme eso??? Jejejeje. Casi preparo los papeles del divorcio ahí mismo.

Pero no, le dije ” Mira, tengo mucho que estudiar así que no me toques las narices porque no nos vamos a estas horas por gusto” e inmediatamente me he enfadado. Bueno, me ha molestado, no ha sido un enfado gordo. 

Durante nuestros años de relación “Súper A” ha aprendido a que, si estoy muy enfadada mejor dejarme tranquila hasta que yo misma me vaya calmando sola. Realmente no lo ha aprendido, porque a él eso le molesta mucho entonces viene a hablarme y yo me enfado más y entonces él se enfada porque yo me enfado y nos metemos en un bucle infinito hasta que alguno de los dos termina riéndose porque ya no nos acordamos porque estábamos enfadados. 

No solemos discutir. Matizo, discutimos como todo el mundo pero no solemos enfadarnos y es que, según vas avanzando en una relación vas viendo lo que de verdad importa y, sobre todo, vas conociendo a la otra persona y ves por donde puedes solucionar las cosas y como tratarle. 

El caso es que, “Súper A” ha aprendido a que, si me hace reír se me pasa el enfado y, admitámoslo, siempre le funciona. Peroooo con lo que no contaba ayer era con que yo me iba a hacer la dura.💪🏻💪🏻💪🏻

Camino a casa, en el coche íbamos oyendo la radio y se empezó a reír de cosas que decía la gente. Yo, con mi indignacion por lo que me había dicho, intentaba no reírme. 

“¿No te ríes?” Y yo súper sería. Tenía que seguir con mi pose de enfadadisima de la muerte aunque por dentro me estaba partiendo. “Que te rías. Mírala y no se ríe. ¿Te rieeees😀😀😀?” Y así siguió hasta que se cansó. De repente, subiendo por las escaleras de casa me dice “Be happy cariño, be happy” y de repente, se me iluminaron los ojos. Le puse la cara más seria de la historia, de esas que fulminan con la mirada y me dijo “Joe que sería, me das miedo” entonces llego. Mi gran momento. 

Miedo es lo que te va a dar cuando entremos y te diga lo que te tengo que decir” 

Puso una cara de circunstancias que cada vez que me acuerdo me despiporro jajaja.

Entramos a casa… “Mañana,como yo tengo tantísimo que estudiar, me vas a dejar en casa de mis padres y tú te vas a venir aquí a recoger toda la cocina y todo lo que llevas sin hacer toda la semana” y añado dándole una caricia en el hombro “pero cariño, be happy, siempre be happy” 

😂😂😂😂😂😂😂 Todavia me estoy riendo de su cara. Esta tarde le toca recoger toda la casa, a ver si esta noche también me dice que nos vamos tarde porque yo quiero. 😆😆😆 Intentó hacerme la pelota pero no cedí,me mantuve firme. Asi que hoy limpia como que me llamó “A”😄😄

Y así solucionamos en “Villa A” nuestros problemas conyugales. Siempre  Be happy!!! 


Cuando es imposible no reírse…

Os pongo en situación:

Son las 3 de la tarde. Mis 14 churrumbeles ya están despiertos. Les voy cambiando el pañal, poniendo los zapatos y peinando para que estén mega guapos cuando vengan a recogerles sus papás.

“S, ves a por tus zapatos” “M, trae los zapatos que te los pongo” “C, coge tus zapatos”  Y ningún niño me traia los zapatos algo que tampoco me extrañó ya que, aunque tengo una clase buenísima, obedecer a la primera no es una de sus virtudes. Entonces llegó S:

S: “A” no tan

Yo: ¿Cómo que no están? Cógelos que están en el zapatero.

Y S volvió a buscar 

S: “A” no tan

Yo: ¿Cómo que no están? A ver, vamos a ver.

Y no, no estaban. Ni los suyos ni los de 4 más. Yo pensaba que los habrían tirado a la basura, cosa que se les da muy bien hacer mientras yo recojo camas (menos mal que cambian la bolsa a las 13:00 y siempre está recién puesta, si no no les dejaría) 

De repente, como un conejillo de esos que ves cruzar la carretera por la noche, así en un flash, veo a “L” con un par de zapatos corriendo hacia el baño. 

Ooohhh my god!!!! Se encendieron todas las alarmas!! Yo ya veía los zapatos flotando en los váteres y, a esas horas el baño, que además es compartido con otra clase, tiene overbooking así que imaginaros la de pipís y popós que podía haber y los zapatos repartidos por ahí… 

Ya veía la cara de los padres cuando les dijera que su hijo llevaba unos zapatos del cole porque los suyos se habían dado un baño en el WC…

Así que rauda y veloz 🏃🏻🏃🏻🏃🏻🏃🏻🏃🏻🏃🏻 corrí detrás de “L” (más bien de su flash) al grito de “L que-estásssss-haciéndooooo? Y sea lo que sea te aseguro que no es buena idea” y cuando llego al baño…. Me encuentro a un niño de la otra clase sentadito haciendo sus cositas y sosteniendo en sus brazos 4 pares de zapatos!!!! Y el pobre decía “L yaaaaa no taigas más” 

Y el otro corriendo que se iba a por otro par! Pero ya le pille y se le corto el rollo. Yo me partía. Vaya dos!!! Teníais que haberle visto la cara de pillo cuando le vi con los zapatos cual liebre en el campo. Y el otro pobre, claro al principio le hizo gracia pero luego cuando vio que el otro se venía arriba y que ya no podía coger más zapatos porque no le cabían en los brazos, decidió que era el momento de cortar por lo sano y delatarle. 

Y ¿cómo les regañas por eso? No puedes, yo por lo menos no puedo. Son travesuras de niños que, si no las hicieran, no serían niños. Y hay ocasiones en las que te tienes que reír, y ellos ven que te ríes y que vale, eso no se debería hacer pero si la Profe se ríe, a lo mejor es que no era tan grave. Le dije que no se hacía, que pobre “C” que estaba en su baño tan tranquilo y que no era el recoge zapatos del cole, que los zapatos al zapatero y se los llevó y los guardó,eso sí, no le regañe porque no me parecía motivo, peroooooo los zapatos los sacó él así que, lo siento amigo pero también te toca guardarlos. 

La verdad es que me hizo mucha gracia. Son tan inocentes, tan felices con cualquier cosa… Para ellos saltarse las “normas” es hacer algo así. Me parece tan bonito, tan dulce… Me da tanta pena que pierdan la inocencia cuando van creciendo 😔

En fin, fue uno de esos momentos en los que piensas:

“En ningún otro sitio me lo pasaría tan bien como aquí” 

Exposición de los niños a los medios

Esto es una reflexión en voz alta. Sin juzgar a nadie ni pensar que nadie es mejor que nadie. Cada uno es libre de elegir, de dicidir y de actuar en consecuencia a sus propias decisiones.

Instagram, Facebook, Twitter… Miles de redes sociales, miles de exposiciones y muchos somos consumidores de ello, yo la primera. Tengo Instagram, tengo Facebook, tanto personal como del blog (lo que no tengo es Twitter porque nunca lo he entendido y creo que ya tengo bastantes con lo demás como para ponerme a investigar cómo funciona🙈) 

A todos los que nos movemos por este mundillo nos gustan las redes sociales, en mayor o menor medida. Nos gusta hablar, comentar, ver fotos de otros, que vean las nuestras…

Yo decidí que mi blog fuera anónimo y quiero que lo siga siendo. De hecho,en Instagram, nunca saco nuestras caras,ni lo voy a hacer. Siempre hay que guardarse algo de intimidad 😉☺️ 

Es cierto que yo soy muy vergonzosa y muy tímida y a lo mejor ese el motivo principal por el que no lo hago. Por otro, no quiero que nuestra vida esté tan expuesta. Es cierto, tengo un blog y hablo de nuestras preocupaciones y de nuestra vida alrededor de nuestra búsqueda, pero no quiero cruzar la línea entre eso y que todo el mundo sepa cómo nos llamamos, donde vivimos, como tengo decorada mi casa o quiénes son mis padres. 

Es una opción como otra cualquiera. Quien decide que todo el mundo sepa ese tipo de cosas está también en todo su derecho y no pasa absolutamente nada, habrá gente a la que le guste, gente que no y gente como yo que, ni me gusta ni me disgusta, si es una persona que me cae bien o que me parece interesante lo que dice la sigo, si no pues no independientemente de que de más información sobre su vida o publique más o menos fotos.

Por un lado estamos los adultos. Decidimos como queremos llevar nuestra vida, que queremos que los demás vean de nosotros y trazamos la línea de hasta dónde queremos llegar, con sus consecuencias. Unos más, otros menos… Pero somos nosotros los que tenemos el control y decidimos sobre nuestra persona o nuestra familia.

Pero por otro lado… Están los niños. El gran debate. ¿Es bueno exponer tanto a los niños en redes sociales? ¿Es necesario que todo el mundo sepa cómo son nuestros hijos? ¿Cómo se llaman e incluso, en ocasiones, hasta a que colegio van? ¿Realmente tenemos pleno poder para decidir así sobre sus vidas?¿Somos totalmente conscientes del peligro de internet? 

Hay padres que ni siquiera autorizan en el colegio a que hagan fotos a sus hijos. ¿Hay un punto intermedio entre la sobreexposición y el no autorizar ni siquiera al colegio? Yo creo que si, que lo hay seguro, aunque por otro lado también os digo que yo sería de las segundas. O no, no lo sé, cuando llegue el momento veremos qué hacemos con el cole.

Esto no es una crítica,es una carta abierta en la que os invito a dar vuestra opinión para ver los diferentes puntos de vista. Y por supuesto, siempre desde el respeto y sin juzgar a nadie. 

Besos!!