Cuando es imposible no reírse…

Os pongo en situación:

Son las 3 de la tarde. Mis 14 churrumbeles ya están despiertos. Les voy cambiando el pañal, poniendo los zapatos y peinando para que estén mega guapos cuando vengan a recogerles sus papás.

“S, ves a por tus zapatos” “M, trae los zapatos que te los pongo” “C, coge tus zapatos”  Y ningún niño me traia los zapatos algo que tampoco me extrañó ya que, aunque tengo una clase buenísima, obedecer a la primera no es una de sus virtudes. Entonces llegó S:

S: “A” no tan

Yo: ¿Cómo que no están? Cógelos que están en el zapatero.

Y S volvió a buscar 

S: “A” no tan

Yo: ¿Cómo que no están? A ver, vamos a ver.

Y no, no estaban. Ni los suyos ni los de 4 más. Yo pensaba que los habrían tirado a la basura, cosa que se les da muy bien hacer mientras yo recojo camas (menos mal que cambian la bolsa a las 13:00 y siempre está recién puesta, si no no les dejaría) 

De repente, como un conejillo de esos que ves cruzar la carretera por la noche, así en un flash, veo a “L” con un par de zapatos corriendo hacia el baño. 

Ooohhh my god!!!! Se encendieron todas las alarmas!! Yo ya veía los zapatos flotando en los váteres y, a esas horas el baño, que además es compartido con otra clase, tiene overbooking así que imaginaros la de pipís y popós que podía haber y los zapatos repartidos por ahí… 

Ya veía la cara de los padres cuando les dijera que su hijo llevaba unos zapatos del cole porque los suyos se habían dado un baño en el WC…

Así que rauda y veloz 🏃🏻🏃🏻🏃🏻🏃🏻🏃🏻🏃🏻 corrí detrás de “L” (más bien de su flash) al grito de “L que-estásssss-haciéndooooo? Y sea lo que sea te aseguro que no es buena idea” y cuando llego al baño…. Me encuentro a un niño de la otra clase sentadito haciendo sus cositas y sosteniendo en sus brazos 4 pares de zapatos!!!! Y el pobre decía “L yaaaaa no taigas más” 

Y el otro corriendo que se iba a por otro par! Pero ya le pille y se le corto el rollo. Yo me partía. Vaya dos!!! Teníais que haberle visto la cara de pillo cuando le vi con los zapatos cual liebre en el campo. Y el otro pobre, claro al principio le hizo gracia pero luego cuando vio que el otro se venía arriba y que ya no podía coger más zapatos porque no le cabían en los brazos, decidió que era el momento de cortar por lo sano y delatarle. 

Y ¿cómo les regañas por eso? No puedes, yo por lo menos no puedo. Son travesuras de niños que, si no las hicieran, no serían niños. Y hay ocasiones en las que te tienes que reír, y ellos ven que te ríes y que vale, eso no se debería hacer pero si la Profe se ríe, a lo mejor es que no era tan grave. Le dije que no se hacía, que pobre “C” que estaba en su baño tan tranquilo y que no era el recoge zapatos del cole, que los zapatos al zapatero y se los llevó y los guardó,eso sí, no le regañe porque no me parecía motivo, peroooooo los zapatos los sacó él así que, lo siento amigo pero también te toca guardarlos. 

La verdad es que me hizo mucha gracia. Son tan inocentes, tan felices con cualquier cosa… Para ellos saltarse las “normas” es hacer algo así. Me parece tan bonito, tan dulce… Me da tanta pena que pierdan la inocencia cuando van creciendo 😔

En fin, fue uno de esos momentos en los que piensas:

“En ningún otro sitio me lo pasaría tan bien como aquí” 

Anuncios

4 comentarios en “Cuando es imposible no reírse…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s