Trabajo recompensado

¿Os acordáis de mi niña la que sólo tomaba pecho? Ay mi chica… Está de contenta en clase, está fenomenal. Ya no come sólo pecho, ya come de todo. Hoy se ha comido un plato de macarrones que ni yo me lo comería. Está contenta, está feliz.

Hablé con la mamá cuando empezó a quedarse a comer, le dije que había que empezar a darle comida y la madre me escuchó y lo trabajó en casa a la vez que yo lo trabajaba en el cole. Ha sido un trabajo conjunto, un esfuerzo de los papás y mío y ha válido la pena.
Este trabajo en ocasiones es muy duro pero es el más gratificante. Ver como una niña empezó el cole, desconfiada, introvertida…y como poco a poco ha ido confiando en mi y en los demás niños, como se ha ido abriendo, como se ha empezado a sentir segura… Esa confianza y esa seguridad la ha llevado a estar más a gusto en clase y en consecuencia, a empezar a comer. Eso y el trabajo realizado en casa. Todo el trabajo que nosotras hacemos en el cole no sirve de nada si no se refuerza en casa.
La sensación de ver como tus niños evolucionan, como van creciendo, aprendiendo, como son felices en clase… esa sensación no se puede describir,es lo mejor de mi trabajo, es por lo que realmente dices “Me encanta lo que hago”.
También saber que los papás confían en ti es súper gratificante. Esa mamá empezó el curso muerta de miedo, parecía que en cualquier momento se iba a echar a llorar. Yo pensaba que me iba a costar un montón ganármela. Tenía a la niña súper mega protegida, la veías el pánico en la cara cada vez que la dejaba por las mañanas. Según iba la niña estando más contenta en clase ella se empezó a relajar, empezó a confiar al mismo ritmo que la niña. Fue la niña la que le quitó el miedo a la madre. Normalmente debemos ser los adultos los que nos mostremos seguros delante de los niños. En este caso fue al revés: la niña le dio confianza a la madre.
Es lógico, si tu ves a tu hija que va contenta a clase, que va feliz, tu empiezas a confiar.
Hoy han venido el papá y la mamá a buscarla. Los dos tenían una cara de felicidad, de amabilidad, de agradecimiento increíble.
Son papás con los que da gusto trabajar. Papás que ves que valoran tu trabajo, que confían en ti, en dejarte lo más valioso de sus vidas y que lo hacen con cariño, con tranquilidad.
Ver a unos padres tranquilos dejando a su hijo en tus manos es la mayor muestra de confianza que alguien te puede dar.

Anuncios

4 comentarios en “Trabajo recompensado

  1. Oscar dijo:

    Cuando la profesora pone de su parte, cuando es una buena profesional, cuando da cariño a la niños y a la padres, es más fácil confiar en ella. No me extraña que lo hagan. Yo también lo haría. Tú pintas muy bien como persona

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s